El año del orden

Justo terminándose el 2019 le asignamos al 2020 el nombre del “Año del orden”.  Si bien uno espera el éxito de su empresa, a veces piensa que no será así y el desorden del éxito termina arropándote.

Cuando eres un emprendedor serial, como me considero, puedes de pronto descubrir que todo está desordenado, que nadas entre 10 cuentas de correo electrónico diferentes, uno por cada de una de tus marcas y manejas las páginas webs de todas tus marcas y además las de tus clientes.

Seguir leyendo

Aprender a aprender, ¿tienen que seguir estudiando los emprendedores?

Ninguna persona que tiene una empresa puede quedarse sólo con lo que sabe.  Lo que sabes te ayudó a comenzar tu negocio, lo que te mantendrá en él es lo que sigas aprendiendo en el camino.

El camino del aprendizaje es uno excitante que nunca deja de sorprenderte.  ¿Lo mejor de todo? Que cada cosa que aprendes se puede aplicar en tu negocio y hacer que crezca cada día más.

Seguir leyendo

Libro El Arte de la Guerra de Sun Tzu ¿Todavía aporta algo a los emprendimientos de hoy?

Soy de los que creen que a algunos libros hay que leerlos más de una vez a lo largo de la vida, ya que en cada etapa que nos encontramos podemos interpretar su contenido de maneras diferentes. Esta pequeña edición de bolsillo de “El Arte de la Guerra” de Sun Tzu ocupa un lugar en mi biblioteca desde hace casi 20 años. Apenas lo compré lo leí en busca de esa milenaria sabiduría aplicable a los negocios y me pareció interesante como se podía extrapolar el conocimiento de las estrategias militares ancestrales al mundo de los negocios. Básicamente partiendo de la idea que nuestro competidor es nuestro “enemigo” a quien debemos derrotar.

Hace unos días decidí darle unas horas de tiempo para volver a leerlo, ya que a diferencia de como yo pensaba hace 20 años, hoy creo más en crear “Océanos azules” agrandando la torta a la hora de emprender y no tanto en lanzarse a batallas sangrientas por porciones de mercado, basándose en la premisa que esto es un “juego de suma cero”, o sea que para yo ganar mercado alguien tiene que perderlo.

Seguir leyendo